Sigueme por meil

viernes, 3 de marzo de 2017

AMOR POR LA LECTURA

Os gusta leer?
A mi me encanta!! Desde bien pequeña soy una auténtica devoradora de libros.

Algunos de ellos me han macado, por muy diferentes motivos.

Uno que recuerdo con especial cariño es EL DIARIO DE ANA FRANK, mi padre me había contado su historia, y al final, me regaló el libro. Me lo habré leído no se cuantas veces. Siempre me emociona. Nunca me deja indiferente. Y lo guardo como un tesoro.

Otro que me marcó es REBELDES. Me sumergí en la historia de tal manera que cuando tiempo después vi la película, parecían imágenes sacadas de mi cabeza. me encantó la trama y me enamoraron los personajes. Es otro de mis pequeños tesoros que guardo como oro en paño.

Un día, la hermana mayor de una amiga me dejó LA CASA DE LOS ESPÍRITUS. Y allí me enamoré de los libros de Isabel Allende. Creo que me los he leído casi todos de ella. Me encanta su estilo. Su forma de contar la vida. Con PAULA lloré lo que no está escrito, y ahora que soy madre, me emociona aún más. De ella os los recomiendo todos.

Otras de mis escritoras es Marian Keyes. De ella también me lo he leído casi todo. Libros jóvenes, frescos, con historias cotidianas, muy amenos de leer. Divertidos. RACHEL SE VA DE VIAJE  me gusta especialmente, y me lo leí de segundas en un momento de mi vida en que necesitaba evadirme del dolor que sentía.

HEM NEDAT A L'ESTANY AMB LLUNA PLENA (hemos nadado en el lago en luna llena) este me encantó. Una historia de amor y amistad preciosa.

Hay muchos otros que me han marcado. EL VALLE DE LOS LEONES y LOS PILARES DE LA TIERRA de Ken Follet. EL MEDICO, CHAMAN y  LA DOCTORA COLE una trilogía fantástica de Noah Gordon. LAS VIRGENES DEL PARAÍSO de Barbara Wood. MECANOSCRITO DEL SEGUNDO ORIGEN de Manuel de Pedrolo....

Y tantos cientos de ellos que han dejado un poco de huella en mi. Porque cuando leo me evado de todo y me sumerjo de lleno en la historia. Me gusta, me relaja, me hace sentir bien.

Y veo que le he transmitido a mi hija la mayor el amor por la lectura, y me siento orgullosa y satisfecha cuando la veo devorar libros de Jerónimo Silton, uno detrás de otro.

Hay que leer más.

ACOSADORA EN LA CLASE DE MI HIJA

Hoy me toca ponerme seria porque el tema del que os voy a hablar es delicado y muy serio.

Hace unos días publiqué un post hablando de la gran responsabilidad que tenemos los padres frente al acoso escolar.
En él explicaba el caso de una niña de la clase de mi hija la mayor que está en tercero de primaria. Esta niña es una acosadora en potencia desde P3. Yo me creía que la cosa estaba calmada, pero al parecer no es así.

Hace unos días me dirigía a llevar a mi hija a una fiesta de cumpleaños. Y sin que viniera a cuento me dice  que, Alba, la niña acosadora, tiene problemas con toda la clase.
Me dijo que con ella no suele meterse, mi hija tiene un carácter fuerte.

Ese mismo día durante la fiesta, varias mamas nos sentamos a hablar mientras nos tomábamos un café. Y una de ellas nos explicó que que su hija llevaba días tristona, lloraba por todo y no quería ir al colegio. Y al preguntarle su madre que le pasaba no quería contárselo.. Hasta que al final consiguió que le explicara que Alba, la misma de siempre, la insulta,  le tira del pelo, la da empujones, le pega patadas a la mochila, la humilla...

Esta madre, preocupada, se fue a hablar con el colegio y allí le confirmaron que esta cría tiene problemas con otros niños de la clase. Que iban a tomar medidas.
No sabemos que medidas han tomado porque no han servido de nada.

El viernes mismo otra niña salió del colegio llorando. Porque Alba, a parte de hacerle todo lo que os he contado que hace, cuando lo cree conveniente llama a su hermano mayor, otro matón como ella, y el valiente niño se mete con las niñas más pequeñas.

El padre de la última niña que se ha sentido acosada, va a tomar cartas en el asunto. Yo misma, cuando vi el escrito que puso en facebook explicando el problema, le respondí que tiene todo mi apoyo.

A día de hoy no es mi hija la que siente acosada, pero mañana quién sabe. es algo que nos afecta y preocupa a todos los padres de la clase, y del colegio, porque tres cursos más arriba está el hermano actuando de la misma manera.
Este padre me comentó que hoy iba a hablar  muy seriamente con el colegio, y que depende de la respuesta iría a poner una denuncia por acoso, en el departamento de educación que llevan los temas de bullying. varios padres y madres les hemos mostrado nuestro apoyo, porque creemos que hay que tomar medidas muy serias con estos niños. Y viendo el pasotismo de sus padres, hay que actuar ya!

No me entra en la cabeza que a una madre le digan que su hija está humillando, insultando y pegando a otras niñas, y que le de absolutamente igual. Porque lo único que le preocupa  es que su hija sea la más pija de la clase y se sienta superior a los demás.

Así que veremos como avanza la cosa. Pero los padres estamos dispuestos a luchar por el bienestar de nuestros hijos,  y no permitir que la pequeña tirana inadaptada les amargue el día a día.

Me decía la mamá de esta última niña agredida que no piensa cambiar a su hija de colegio, que si alguien se tiene que ir son los acosadores.


jueves, 2 de marzo de 2017

MIS 24H DESCONECTADA DE LAS REDES

Hace unos días acepté el #retobloggers que consistía en pasar las 24 horas del día 1 de marzo desconectada de las redes sociales.
Parece fácil, pero no lo es. Y es que vivimos conectados permanentemente.

Así que me levanté ayer, 1 de marzo, súper predispuesta a cumplir mi reto.
Dejé el móvil sobre la encimera de la cocina y me dispuse a preparar mi fiambrera y los desayunos de las niñas. Y allí estaba él, mirándome con pena, porque no lo cogía para hacer el mini repaso matutino. Pero no, debía cumplir con mi reto.

Total, que entre levantar a las niñas, desayunar, y prepararnos para irnos, nos plantamos a las ocho menos veinte de la mañana, ya listas. Algo impensable los otros días. así que el primer apunte es que sin conectarme a las redes sociales tengo más tiempo para lo realmente importante a esas horas. Y nos sobraron veinte minutos para sentarnos a charlar tranquilamente mientras llegaba la hora de irnos al colegio.

Durante toda la mañana, en el trabajo, eché en falta el ir chafardeando las novedades de las redes. El ponerme al día de todo. El tener esos minutos que dedico a desconectar del trabajo y evadirme un poco. Así que mientras me tomaba el café de las 12, hora en la que normalmente hago un buen repaso a twitter y Facebook, por ejemplo, pues me dediqué a pensar en mis cosas, en mis proyectos, en mis buenos propósitos para este año que hemos empezado. También es positivo poder tener esos momentos para una misma, para reflexionar, y divagar un poco sobre lo que sea, sin tener el teléfono constantemente en la mano.

A la hora de comer aproveché para leer un poco por internet sobre cosas que puedo mejorar en mi blog. Sólo me permití el lujo del whatsapp y del meil.

Ahora, lo mejor fue por la tarde. Cuando llegamos a casa con las niñas, merendamos tranquilamente. Y después pudimos estar las tres jugando. Les dediqué el 100% del tiempo, sin estar mirando el móvil. Y fue genial. Tiempo que pasamos la tres sin pensar en nada más que no fuera jugar y reír. Sin pensar en coger el teléfono, si tengo notificaciones, si fulanito me ha dicho tal, etc.

Fue un día de desconexión total. Tanto, que incluso cuando nos sentamos en el sofá después de cenar, con las niñas ya dormidas, el teléfono seguía encima del mueble.
Así que fue un día de desconexión total. Que aunque al principio cuesta porque estamos súper  habituados a estar conectados todo el día, la verdad es que va muy bien. Y ves el tiempo que perdemos a veces en redes que se lo quitamos a nuestros hijos, o a nuestras parejas. Así que yo animo a todo el mundo a probar a tener por ejemplo, un par de horas del día sin redes sociales. Veréis la de cosas buenas que pasan fuera de una pantalla.

lunes, 27 de febrero de 2017

CARTAS DE AMOR EXTRAVIADAS

Por mi trabajo, pasan cada día por mis manos cientos de cartas de un banco. Hoy, por error me ha llegado una carta sin remitente. Al abrirla he visto que era una carta de amor. No he podido evitar leerla, y me ha parecido muy bonita. Sé que esoy invadiendo la intimidad de esta pareja, desconocida para mi. Pero me ha parecido tan bonita, que quiero compartirla aquí.




Madrid, 24 de enero de 2017
(9 días sin Ana)

Es increíble la magia que desprendennos objetos. En este caso es una Hermes Diez, que debe ser como de los 80 y que rn contra de lo que estás pensando, no he encontrado en wallapop, sino rescatado de un rincón del garaje de Wily :)

Es también mágico escribir a máquina. Como decía Günter Grass ( a quien deberías leer ahora que vives en Alemania), te obliga a pensar las frases antes de escribirlas. No vale borrar y por tanto no se permite cambiar de opinión.

No me preocupan ninguna de las anteriores limitaciones, porque no pensaba cambiar de opinión en ningún caso.

Esta carta se iba a llamar "un día sin Ana", y los otros 8 han sido sólo lo que he tardado en conseguir una máquina de escribir y pedir cintas nuevas en Amazon.  Y son 8 días eternos, porque d"esde que cerré la puerta de tu piso alemán el quinze de enero, me di cuenta de que estaba loco al irme y dejarte allí sola ( o dejarme a mi sin ti, que me preocupaba aún más).

Aquí en casa se me va vaciando gradualmente la nevera ( y eso no importa porque me recuerda a nuestra vida juntos también), pero me faltan un montón de besos, los "ay dió, ay dió" de por las mañanas, los "ya estoy" (pero en realidad no estoy) también de por las mañanas, los trayectos en autobús ( y a veces andando) en los que no nos hacemos caso pero estamos juntos. Creo que en realidad me faltan muchos de esos momentos en los que no nos hacemos caso pero estamos juntos, y estoy empezando a pensar que a lo mejor no puedo vivir del todo sin ellos. Me faltan cenas de pie en frente del microondas, que me pidas que vaya a sentarme en el sofá de tu cuarto solo porque estemos juntos, o que te haga compañía mientras te duchas. Que opine sobre tu conjunto mañanero (aunque luego no me hagas mucho caso porque sabes que no tengo tan buen gusto para esas cosas) y que aún en nuestros peores días y estando agotados , sepamos que nos vamos a reencontrar en la cama y abrazarnos (5 minutos, díez,  a veces casi una hora hasta conciliar el sueño) que es el mejor momento del día.

Estos son algunos de los momentos más "intrascendentes" , y en estos días de soltería forzosa (y equivocada) descubro que solo estos momentos ya hacen mi vida mejor y me hacen echarte de menos.

Te quiero y me muero de ganas de verte. Te seguiré escribiendo a máquina como un preso o un enviado a la guerra, contando los días que quedan para que vuelvas :)

Un besazo enorme bellezón.

Alberto

viernes, 24 de febrero de 2017

UNA MAMÁ QUE LLORA Y RÍE

Una mamá que llora por que la vida no siempre se lo ha puesto fácil.

Que siente que hay piedras en el camino que siguen doliendo.

Que no siempre llega dónde se propone.

Que a veces siente que su mundo yace sobre arenas movedizas.

Un mamá que llora por no saber aceptar que hay ausencias que son para siempre.

Que hay dolores difíciles de mitigar y curar.

Una mamá que llora de fustración cuando la situación la desborda.

Que se siente mal consigo misma  cuando no logra el autocontrol y grita.

Una mamá que llora porque es humana, y en ocasiones, se derrumba.

Una mamá que a pesar de todo ríe, feliz.

Que ríe cuando contempla el camino avanzado.

Que mira llena de amor a sus dos hijas.

Que ríe, orgullosa, cuando las ve jugar juntas.

Cuando se buscan la una a la otra.

Que ríe cuando tiene a la gente que quiere, cerca.

Cuando los que están lejos, los siente tan cercanos.

Una mamá que ríe porque esta viva.

Por gozar cada día de algo nuevo y maravilloso.

Una mamá que, a pesar de las dificultades, ríe. Y ríe FELIZ.

miércoles, 22 de febrero de 2017

VALORAR EL AÑO QUE SE FUÉ

Valorando el año que se va...
Si miro atrás para poder valorar este año que ya mismo acaba, tengo de todo. Ha sido un año duro para mi, en mi interior he tenido un vaibén de emociones brutal. Y esto, inevitablemente lo he proyectado hacia afuera. Así que supongo que para mi familia no ha sido fácil lidiar conmigo en el día a día.
Sentirme en una montaña rusa es, como poco, desconcertante, tanto para mi como para los míos.
No es que todo haya sido malo, al contrario. Pero no he sabido pasar pagina en algunos aspectos. No he sabido sobreponerme al dolor que me han causado algunas actitudes. No he sido capaz de sobreponerme a la perdida de mi padre. Quizás no he sabido perdonar. Quizás he dejado que mis males afloraran con demasiada frecuencia.
Mis hijas han pagado mis brotes de mal humor, mi falta de paciencia. 
Todo esto me ha hecho darle muchas vueltas durante días, intentando encontrar el camino correcto, para empezar el 2017 con buen pie, con buenos propósitos . Y que no queden sólo en eso, sino que se conviertan en propósitos cumplidos. 
Creo que tengo que empezar por un cambio de mentalidad, de actitud. No pensar que no puedo. Puedo, y lo lograré. No ponerme yo misma una barrera a la primera de cambio. Creo que la fuerza mental es super importante. Así que tengo que empezar por ahí.
Sacarme los pensamientos negativos de una vez y empezar a pensar en positivo.
Otro de mis buenos propósitos para este año es aprender a perdonar a quién pueda hacerme daño. El rencor sólo hace que dañar a quién lo siente. Así que también va fuera de mi vida.
Estoy intentando pasarme a la vida sana. Esto implica una dieta saludable. Y además he decidido seguir a mi marido en su aventura runnner. Cuesta, hay días que es duro, pero todo sacrificio tiene su recompensa. 
Y creo que con mi cambio de actitud mejorará mi carácter y espero que aumente mi paciencia. Sobretodo con mis hijas. Para criarlas y educarlas de forma  respetuosa. 
Así que a grandes rasgos estos son mis deberes para este año que acabamos de empezar. Estoy motivada y me siento feliz. Sé que lo lograré. 
A por este 2017 con energía positiva!!

LAS REDES SOCIALES

A raíz de una conversación con mi pareja, he estado dandole vueltas al tema de las redes sociales. El porque de su éxito, lo que nos aportan, tanto bueno como malo. Lo que esperamos encontrar cuando entramos en ellas.
De entrada veo mucha necesidad de ser aceptado por los demás. Aunque sean completos desconocidos. Y de poder sentirse "alguien" dentro del clan. 
También veo la necesidad de contar nuestra vida. Y no sé muy bien a que se debe esto de querer contar a los demás todo lo que hacemos, todo lo bueno, claro. 
Me decía mi pareja: recuerdas ese video sobre facebook? Lo recuerdo. Enseñaba como había gente que engañaba con sus fotos y comentarios para vender una imagen de si mismo super alejada de la realidad. Cuando vi ese video me pareció muy triste que hubiera gente que hiciera esto sólo para vender una vida guai.  Pero claro, me pongo a pensar en las personas que hacen esto, y me pregunto que necesidad tienen, es más que probable que su vida sea triste o solitaria, o que ellos la vean así y se crean que la de los demás es perfecta. Y nadie tiene una vida perfecta. 
No se... no es mucho mejor luchar por tener la vida que deseas, vivir la vida que a ti te haga feliz, sin necesidad de tener que venderte de cara a la galería? Porque luego eso es como una competición,  a ver quien mola más, a ver quién viaja más, a ver quién tiene los hijos más listos... uffff me parece agotador, la verdad. Y esto hablando de facebook.
Ahora halemos de twitter. Allí somos un perfil anónimo y eso permite que haya muchas personas que se crean un personaje, donde nada es real. No hace falta que vendas tu vida en la red, pero tampoco hay que mentir. Creo en un termino medio. Mi experiencia en twitter ha sido de todo, menos sosa. He encontrado gente muy maja, con la que interactuas, siempre con buen rollo. Incluso hay con quién hemos decidido tomar una cervecita y conocernos, y la verdad, ha sido una buena experiencia. Pero por desgracia, también me he topado con la cara más oscura de la red. Con gente que entra en ella a hacer daño a los demás. Gente que entra de buen rollo fingido con el puñal escondido en la espalda. Y en algunos casos han conseguido dañarme, y eso hace que te vuelvas más cauta, más desconfiada. Es una pena, pero es lo que hay.
Conclusión. Las redes sociales son el fiel reflejo de la vida misma pero magnificado por mil. Como si el "anonimato" diera poder para actuar de cualquier manera, sin pensar en que los demás perfiles son personas. Y algunos, muchos, gente autentica de verdad. 
Y en facebook pues lo dicho, es como una guerra, a ver quién vive mejor su vida. Y quizás nos estamos olvidando de vivirla de verdad. Sin preocuparnos si nuestra cena, nuestra escapada de fin de semana, lo que sea... tendrá 2 o 100 "me gusta". Mientras nos guste a nosotros, ya debería ser suficiente, no?
Reflexionemos sobre lo bueno y lo malo que nos aportan las redes sociales. Y dediquémonos a querernos más, a vivir mejor, a gozar más, y a preocuparnos menos de los demás.
Esta es mi pequeña reflexión.